Casa Decor 2019: Tendencias del interiorismo español

Visitamos Casa Decor, el mayor exponente de la creatividad del interiorismo español, que celebraba este año su 52ª edición en Madrid. Según pudimos observar, queda atrás el minimalismo diáfano y aséptico para dar paso a una reinterpretación poética de tendencias retro, en particular, las inspiraciones naturalistas y de art & craft de principio de siglo XX, que hacen eco a las actuales preocupaciones sociales por la sostenibilidad.

Este año, Casa Decor eligió como sede “efímera” (cambia en cada edición) un palacete de los años 1930, de estilo racionalista, en la junción entre las calles Nuñez de Balboa y Juan Bravo, que la inmobiliaria The Corner Group cedió a los organizadores para una duración récord de 6 semanas, dado el éxito de la precedente edición que computó un total de 49.393 visitantes. Al finalizar Casa Decor, el edificio se someterá a un proceso de rehabilitación para albergar 15 viviendas de lujo, construidas por Impar Grupo.

Hasta 60 escenarios “experienciales”

Desde hace ya 27 años, Casa Decor asocia un centenar de marcas involucradas en el sector del interiorismo y tendencias de vida (revestimientos, mobiliario, electrodomésticos, telas, iluminación, domótica, cosmética, motor, moda…) con decoradores, interioristas, arquitectos, diseñadores, paisajistas y artistas del panorama nacional para recrear dentro de un edificio histórico hasta 60 escenarios “experienciales”. Los visitantes pueden ver y sobre todo sentir in situ las últimas tendencias en materia de interiorismo.

Así lo hicimos nosotros, a lo largo de un recorrido que nos llevó desde la planta baja hasta la azotea, pasando por las 3 plantas de vivienda, incluyendo dos terrazas de, respectivamente 58 y 74 m2 y un patio central de 100 m2.

Homenaje a la biodiversidad

La naturaleza era indudablemente la gran protagonista de esta edición de Casa Decor, presente desde la misma entrada con una carpa koi de madera blanca retroiluminada (obra de los interioristas Gabriel Bautista y Andrés Ruiz) suspendida en el vestíbulo. Más homenajes creativos a la biodiversidad en el aromático salón-jardín suspendido del equipo de Pia Paisajismo; en el ecosistema marino onírico imaginado por Blanca Hevia para la marca Miapetra; en el “Hall-Joyas de la Naturaleza” de Juan Carlos Remedio y Desirée Meneses con sus filigranas de madera o en “The Cage”, un espacio patrocinado por la marca de domótica Gira. Las interioristas Inmaculada Recio y Silvia Trigueros firmaban allí su particular tributo a especies extintas con la recreación de un lobby de hotel que evocaba las ilustraciones de los primeros botanistas exploradores. “La domótica contribuye justamente a optimizar la eficiencia energética”, explicaba Miguel González, el representante de Gira.

Sin duda, tal entusiasmo por la biosfera viene influido por el actual clamor social a favor de la protección del planeta. Ha llegado la hora de la sostenibilidad y esto lo saben los proveedores de nuevas soluciones domóticas, tecnologías de iluminación y fuentes de energías renovables.

dav

Tendencias retro

Sin embargo, parece que la inspiración actual surge también de una cierta nostalgia por el Art Déco y el “Art & Craft” que elogiaba el perfeccionismo del trabajo artesanal de materiales nobles. Vuelve la exaltación de la geometría y un cierto ambiente “charlestón” en proyectos como el dormitorio The Flapper de Virginia Sánchez, el Baño “Odeon Rive Gauche” de los interioristas Aitor Viteri y Elena Lapeña para la marca Jacob Delafon, el bar “Puerta 86” con atmósfera de club colonial de Soledad Ordoñez Giordano o el salón aterciopelado de Virginia Albuja para Bang & Olufsen. Algunas incursiones en el kitsch futurista de los años 70, con el espacio Wonder Galaxy de Patricia Bustos de la Torre, la Cocina Día y Noche de Rosa Urbano para Cocinas Río, el extraño escenario lunar Luz x Simon de los interioristas Imanol Calderón y Marta Alonso para la marca de luminarias Simon o el atrevido salón Punk Revolution de Miriam Alia para la marca Sicis.

Artesanía noble

Madera maciza, piedra natural, cerámica, cristal, metal…  Los proyectos expuestos en Casa Decor también constituían un escaparate de la excelencia de los oficios en la Península ibérica, por oposición a la producción a escala industrial de un interiorismo de masa. Destacaba la elegancia clásica del despacho “Wood Work”, diseñado por Angel Verdú para la empresa malagueña Román, con un suelo de mármol negro en espiga y las paredes forradas de acanaladuras de madera curvas. Para la marca Laufen, el interiorista Pepe Leal había combinado de manera armoniosa el ladrillo bruto, el hormigón, el terrazo pulido y un espectacular armario revestido de resina, malaquita y cuarzo negro labrado. La cuarta generación de ebanistas tradicionales de Muebles Summum exponían piezas de mobiliario que parecían “vivas”: piezas de nogal enteras, casi en bruto, con todos sus nudos y sinuosidades, apenas sometidas a unos acabados muy naturales para resaltar la belleza de lo natural.

Loft ALVIC: menos es más

Concluimos nuestra visita con el loft “Alvic Smart Home”, verdadera proeza de optimización “tridimensional” del espacio, diseñada por el interiorista Héctor Ruiz-Velázquez para la marca Alvic. Armarios y cajoneras invisibles, separaciones correderas, configuración modular donde los elementos constructivos adquieren un valor decorativo añadido, combinación estudiada de texturas, iluminación empotrada y colores que abren espacios donde no los hay… Los visitantes se detenían en el Espacio Alvic como si del escenario replegable de un mago se tratara. Y de hecho, algo de mágico tenía.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola